Show simple item record

dc.contributor.advisorPeligero-Molina, Ana
dc.contributor.authorCollados Fernández, Miguel
dc.date.accessioned2020-02-13T11:30:35Z
dc.date.available2020-02-13T11:30:35Z
dc.date.issued2019-11-17
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/20.500.12020/871
dc.description.abstractLa Criminología ha evolucionado a lo largo de los siglos, hasta que a finales del s. XIX consiguió proclamarse como ciencia gracias a figuras tan reconocidas como Cesare Lombroso. Desde entonces y durante las siguientes décadas, esta joven ciencia ha ido cambiando y adaptándose a las distintas necesidades sociales, hasta finalmente ser lo que conocemos hoy en día. En este trabajo se pretende abordar la utilidad de la creación de una figura específica dentro de los centros educativos, donde el criminólogo, como profesional cualificado en detección, prevención y actuación sobre conductas delictivas, desviadas, antisociales o anti normativas, ocupase un puesto esencial y obligatorio junto a profesionales actualmente reconocidos, como lo es el orientador educativo psicopedagógico. Tras buscar documentos, regulaciones y leyes que hablasen del criminólogo o de otros profesionales no docentes en el ámbito escolar, no se han encontrado demasiados estudios que traten este tema. Con respecto al criminólogo, sus estudios se centran en explicar el origen y consecuencias de las conductas desviadas y delictivas y de cómo por medio de la educación se pueden disminuir, sin embargo, no se han encontrado referencias a ello por parte de las administraciones educativas ni del Gobierno. En materia de educación se regula de forma exclusiva la función del orientador educativo y de ciertos profesionales a los que se les permite acceder a este puesto. Se han encontrado iniciativas por parte de educadores sociales que se encuentran en una situación similar a la de los criminólogos, en las que reivindican la apertura de puestos específicos para ellos en los centros escolares. La Criminología ha revolucionado la forma de comprender el delito, al delincuente, a la víctima y el control social, evolucionando para adaptarse a las problemáticas que han ido apareciendo en la sociedad. En este estudio, analizaremos las problemáticas más habituales en los centros educativos, los mecanismos de actuación que ofrecen las Administraciones Públicas y los centros educativos, las figuras existentes y su marco de actuación y finalmente cuál es el papel del criminólogo en esta organización. En los últimos años la figura del profesor ha perdido autoridad, siendo objetivo de faltas de respeto por parte de alumnos y padres; tanto los profesores como las escuelas se han visto desbordadas a causa de la repercusión mediática que tiene el acoso escolar. El Gobierno y la Administración tratan de desarrollar planes de actuación válidos sin implementar una figura específica encargada de su cumplimiento y sin tener en cuenta el resto de problemas que afectan a las distintas partes relacionadas con el entorno escolar.es
dc.language.isoeses
dc.rightsAttribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/*
dc.titleEstudio exploratorio de la inclusión del perfil profesional del criminólogo en Centros Educativoses
dc.typebachelorThesises
dc.rights.accessRightsopenAccesses
dc.subject.areaCiencias de la Comunicaciónes
dc.subject.areaCiencias Sociales, Políticas y del Comportamientoes
dc.subject.keywordCriminologíaes
dc.subject.keywordInclusiónes
dc.subject.keywordPerfil profesionales
dc.subject.keywordCriminólogoses
dc.subject.keywordCentros educativoses
dc.subject.keywordSeguridades
dc.subject.keywordTrabajo Fin de Grado
dc.subject.unesco6310.01 Crimenes


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional